Vida Estudiantil abrió espacio para reflexionar sobre trata de personas

Vida Estudiantil abrió espacio para reflexionar sobre trata de personas

Con el propósito de informar y sensibilizar a la población universitaria sobre el delito de la trata de personas, la Coordinación de Vida Estudiantil organizó la charla denominada Espacio informativo sobre trata de personas y violencias de género, actividad que se llevó a cabo en ambos recintos de la Sede de Occidente.

La charla estuvo a cargo de las especialistas M.Sc. Ericka Rojas Calderón y la M.Sc. Carolina Urcuyo Lara, funcionarias  de la Unidad de Prevención de Trata de la Organización Internacional para las  Migraciones.

Las invitadas mencionaron que en el ámbito universitario es muy oportuno hablar de la trata ya que la UCR genera la posibilidad, por las diferentes actividades que impulsa, de hacer  una identificación  sistemática de las víctimas dentro y fuera del campus.

La M.Sc. Ericka Rojas señaló que la trata de personas “es el resultado más perverso de un sistema social, político y económico, que reduce los cuerpos de las personas a mercancías, mercancías que además son intercambiadas para el gusto y beneficio de otro”.

De esta forma, según señala la experta, el cuerpo es tratado como mercancía con fines sexuales, de explotación laboral o para  tráfico de órganos. Dentro de la explotación laboral mencionó el agro, la servidumbre doméstica, la pesca, la maquila, el tráfico internacional de drogas, el sicariato y el secuestro extorsivo.

Ante esto indicó que cualquier persona puede ser víctima de trata “históricamente la trata ha sido solamente asociada contra las mujeres y esto ha hecho que los varones se desvinculen de esta temática como si ellos no pudieran ser parte de la solución, pero también como si ellos no pudieran ser víctimas del delito”.

Las expositoras explicaron que la trata opera en contextos en donde hay una demanda y una oferta, y en un contexto  de muchas limitaciones de investigación o de impunidad.

Ambas coinciden en que la investigación y la sanción del delito no han contribuido de ninguna manera para que las redes desaparezcan, “lo que han hecho es que las redes se especialicen y se enlacen con otras redes organizadas como lo son las de narcotráfico y secuestro extorsivo de migrantes, entre otras”.

La M.SC. Carolina Urcuyo mencionó que el delito de la trata contempla tres conceptos claves: captación por medio de engaño o secuestro, el traslado y la explotación. Explicó que el proceso se puede dar en su totalidad dentro o fuera del territorio nacional.

De hecho las expertas indicaron que los victimarios  pueden ser desde una familia que somete a su víctima a servidumbre doméstica hasta una red en la que trabajan actores intelectuales, visores, reclutadores, transportistas, dueños de hoteles y más.

Además que “cuando las personas son víctimas de trata se activan una serie de mecanismos que van dirigidos a debilitar a la persona a nivel emocional y cognitivo”, afirmaron de esta forma que la ciencia de la trata es aplicar tantos mecanismos de sometimiento como le sean posibles para que la víctima crea que no puede salir de esa situación.

Invitaron a los presentes a estar pendientes de todo lo que sucede a su alrededor ya que “la trata de personas está más cerca de lo que nosotros sospechamos, y por ello es una responsabilidad de todos convertirnos en identificadores de posibles situaciones”.

Según la Licda. Sandra Cubero, de la Coordinación de Vida Estudiantil, esta actividad muestra el interés que tiene la Sede de Occidente “por abrir espacios para analizar los problemas que aquejan a las personas en nuestra sociedad,  ya que la trata es un problema actual, social y jurídico, que responde a una lógica capitalista y que se está viviendo en Costa Rica y el resto de Latinoamérica”.