¿Signos religiosos o patológicos?