Sede mejorará condiciones de los conjuntos de aulas 1 y 3

Grettel Rojas Vásquez

Con el fin de contar con condiciones óptimas para la docencia en el mes de marzo se iniciarán las obras de remodelación de los conjuntos de aulas 1 y 3, una obra que obligará a realizar algunos ajustes en la dinámica universitaria pero que representará grandes beneficios para el quehacer académico.

La obra, que iniciará en el mes de marzo,  intervendrá esencialmente los techos, cielorrasos y el sistema eléctrico.

El Mag. Maynor Badilla Vargas, Coordinador de Administración, explicó que estas obras son parte de un plan de mejora que se ha venido realizando en la Sede en los últimos años y que son indispensables para renovar la infraestructura y para acondicionarla a las necesidades actuales.

En cuanto al cambio del techo Badilla indicó que lo que se busca es quitar toda la estructura vieja de asbesto, que es un material muy utilizado en edificios públicos en la época en que se construyó la Sede, pero que es dañino para la salud, y reemplazarlo por techo de zinc galvanizado.

Además, se cambiará el cielorraso y las luminarias con el fin de que haya un mejoramiento sustantivo en la iluminación de cada una de las aulas.

La intervención eléctrica es una de las necesidades más sentidas, tanto por docentes como por estudiantes, ya que el sistema actual es obsoleto y no cumple con lo que hoy se demanda.

De esta forma, se va a renovar todo el sistema eléctrico de los dos conjuntos, incorporando las redes de cableado para voz y datos. Badilla indicó que este es un proyecto integral a cargo de la Oficina Ejecutora del Plan de Inversiones (OEPI) que trabaja de la mano con el Centro de Informática “la idea es que haya una mejora en conectividad para que la docencia se adapte a las posibilidades que existen con voz y datos” afirmó.

Para esta obra se contará con el trabajo de dos empresas, una encargada de la parte estructural y otra de la parte eléctrica. La remodelación dará inicio en el mes de marzo y el tiempo estimado de trabajo, sin tomar en cuenta contratiempos que se presenten en el desarrollo de la misma, es de aproximadamente siete meses.

Reubicación de cursos

La intervención de los  conjuntos de aulas 1 y 3 implica ubicar muchos de los cursos y los laboratorios que ofrece la Sede de Occidente en otros espacios, ese es uno de los mayores retos con el que se iniciará el I Ciclo 2019.

Badilla mencionó que se está trabajando en la reubicación de laboratorios y cursos, de manera tal que se puedan ofrecer de la mejor forma tomando en cuenta las condiciones que se van a presentar.

Esto implica maximizar los espacios existentes y la búsqueda de más espacios para poder dar una respuesta óptima a la población estudiantil y ubicar los cursos en lugares cercanos al campus.

Destacó que debido a la remodelación, mucho del mobiliario hubo que trasladarlo y resguardarlo el gimnasio,  que es un lugar  adecuado para su acopio, es por ello que los cursos correspondientes a las actividades deportivas que se ofrecían allí también serán trasladados a otros lugares.

Explicó que todo el proceso de esta remodelación “es un trabajo en equipo entre oficinas de diferentes coordinaciones para dar las mejores soluciones a la población universitaria”.

Actualmente un equipo de funcionarios  la Sede de Occidente, en coordinación con la OEPI, el Centro de Informática y otras instancias están valorando algunos espacios, una vez escogido el más apto se anunciará a la población universitaria.