Sede mejora espacios públicos y zonas verdes

Grettel Rojas Vásquez

La comunidad de la Sede de Occidente contará con mejores espacios para la vida universitaria, gracias a los trabajos de recuperación y rehabilitación que se están realizando en los alrededores de la Biblioteca, específicamente en la antigua  fuente que a partir de ahora funcionará como una plazoleta para actividades varias.

El Mág. Maynor Badilla Vargas, Coordinador de Administración, explicó que en los últimos meses se han realizado obras en lugares del campus que estaban subutilizados,  con el fin de convertirlos en espacios estética y funcionalmente atractivos para la población universitaria, los cuales van a tener propósitos de carácter artístico, cultural,  recreativo y de reunión de la comunidad universitaria.

Las mejoras están divididas en dos secciones, la parte de infraestructura  y la relacionada  con la recuperación de las áreas verdes.

De esta forma, se inició un proceso de reparación de las aceras para favorecer la transitabilidad, ya que según lo indicó Badilla tenían un alto nivel de desgaste que provocaba una serie de problemas, especialmente para  estudiantes que utilizan sillas de ruedas.

Además, se construyeron  rampas de acceso a las partes internas de la fuente, se colocaron bancas para  la comodidad de las personas, se instalaron tomacorrientes para cargar dispositivos eléctricos, se puso en funcionamiento una pileta  de la antigua fuente para darle mayor frescura y belleza al lugar.

Aunado a esto se decidió plantar árboles en las zonas verdes cercanas y en las inmediaciones de la fuente, en las cuales anteriormente solo existían arbustos pequeños.

La Licda. Helen Fernández, de la Oficina de Servicios Generales, destacó que con los cambios realizados se  pasó de un espacio con una gran estructura de concreto a un lugar cómodo en donde los estudiantes podrán hacer diferentes actividades en un ambiente más fresco y cómodo gracias a los cambios que se han realizado.

Badilla y Fernández señalaron que los árboles que se sembraron (jacaranda, vainillo y tucuico) fueron escogidos cuidadosamente según recomendaciones realizadas por la Unidad de Gestión Ambiental, ya que son especies agroecológicamente  compatibles con la región y que tienen gran potencial para atraer insectos  y avifauna  “pensamos en que tengan ese potencial, no solo que vengan a embellecer el campus, sino, que también tengan una contribución importante como fuente de alimento para las aves e insectos”, puntualizó Badilla

Señaló que las mejoras realizadas contribuyen con la belleza escénica de la Sede y baja los costos de mantenimiento sobre todo en verano, ya que las plantas sembradas son muy resistentes.

Badilla aseguró que estas obras son parte de un plan que se irá ampliando a otros sectores, con la idea de embellecer el campus y de incorporar árboles con estas calidades y potencialidades y contribuir desde la Universidad con la creación de un ambiente amigable para las diferentes especies de aves e insectos.