Sede gradúa nuevos profesionales

Grettel Rojas Vásquez

Con gran entusiasmo 268 personas recibieron el título que los acredita como nuevos profesionales de la Universidad de Costa Rica. La entrega se realizó en dos actos de graduación realizados en los recintos de San Ramón y Grecia de la Sede de Occidente. De esta forma, la región y el país dispone de nuevos profesionales en áreas como informática, derecho, laboratorista químico, educación, trabajo social, inglés, ingeniería industrial, entre otras; que aportarán sus conocimientos desde diferentes instituciones y empresas que contribuirán con el desarrollo de la sociedad. La representante estudiantil en el acto de graduación realizado en San Ramón, Charitín de Jesús Rojas Chavarría, señaló que la culminación de este proceso les abre las puertas a un nuevo camino. “Nos da la oportunidad de seguir avanzado con más seguridad hacia el éxito, nos impulsa y nos motiva a seguir aprendiendo de la vida, a contribuir con la comunidad y a generar cambios positivos en ella”. Proceso en el cual, según la Licda Roxana Salazar Bonilla, directora de la Sede, sufrieron una transformación que fue alimentada por la cultura, el conocimiento y la búsqueda de la verdad. “Ya concluyeron una etapa universitaria fundamental para desarrollarse como seres humanos más integrales, con armas de conocimiento donde la conciencia social y la responsabilidad los hace diferentes” destacó. Agregó que quienes estudian y se gradúan en la Sede de Occidente lo hacen gracias a la regionalización de la educación superior. “Hoy hace 49 años, un 20 de abril de 1968, aquí mismo en San Ramón se inauguraba la primera Sede Universitaria en una región fuera de la capital, hoy la Sede de Occidente de la UCR, este hecho le dio a ustedes la oportunidad de ser profesionales de una de las mejores universidades a nivel latinoamericano”. El M.Sc. Carlos Humberto Méndez Soto, del Consejo Universitario, resaltó el aporte que ofrece la Universidad de Costa Rica al país, “es interesante que nuestros detractores nos acusan de que la UCR es una carga para la sociedad costarricense, pero debemos remitirnos a las evidencias, y las evidencias indican que el aporte de la UCR al país en términos de profesionales, de generación, adaptación y transferencia de conocimiento en todas las áreas es invaluable”. Indicó que los nuevos graduados son el producto final de un proceso que inició cuando ingresaron a la institución, “un producto final con un talento humano, desarrollado para llevar a cabo todo ese trabajo que demanda el país para su desarrollo” aseguró.