Sede de Occidente apoya la educación inclusiva por medio de proyecto de TCU

Estudiantes de la Sede de Occidente trabajan con el fin de educar y concientizar a la sociedad sobre el apoyo que debe darse a las personas que presentan algún tipo de discapacidad cognitiva o física y a las personas adultas mayores. Esto lo hacen por medio del proyecto de Trabajo Comunal Universitario (TCU) denominado “Atención a la diversidad en el marco de una educación inclusiva”.

Desde el año 2016 los participantes en este proyecto dando apoyo educativo a estudiantes con discapacidad cognitiva en las aulas, siendo un apoyo para los docentes y las familias de los beneficiados. El propósito de esta actividad es ayudar y dar seguimiento a los estudiantes en las diferentes tareas que realizan, bajo la guía de la profesora.  

También visitan centros educativos en donde realizan acciones de sensibilización, tanto para los docentes como para los propios estudiantes, por medio de video foros, obras de teatro y dinámicas para la atención al matonismo y la discriminación. Estas actividades buscan la reflexión de los estudiantes para promover la inclusión de compañeros y compañeras que presentan algún tipo de discapacidad física o cognitiva.

“En este TCU tratamos de sensibilizar a las poblaciones. En el caso de los centros educativos de primaria y secundaria, trabajamos el tema de la discriminación entre compañeros, principalmente hacia aquellos que tienen algún tipo de condición especial. Nuestras acciones van relacionadas a temas como la discriminación y el matonismo, para generar conciencia entre los estudiantes de que todos somos iguales y que debemos incentivar el compañerismo y el apoyo entre unos y otros” comentó la M.Ed. Ileana López Espinoza, quien estuvo encargada del proyecto.

Actualmente este TCU ha llegado a más de 1.700 personas, por medio de visitas a centros educativos de los cantones de San Ramón, Sarchí, Palmares, Esparza, Naranjo y Zarcero, sin contabilizar los adultos mayores y otras poblaciones participantes.

Shirley Jiménez Suárez, docente de la escuela José Joaquín Salas Pérez de San Ramón, destacó que el proyecto ha organizado dinámicas para incentivar el compañerismo entre los estudiantes, las cuales han sido muy acertadas ya que los chicos deben de conocerse, conversar y apoyarse con el fin de lograr objetivos comunes. “A nosotros nos generó mucha satisfacción porque logramos ver como se rompía el hielo entre estudiantes que nunca se habían hablado o que vivían y se sentían marginados por su condición especial, esto genera que el estudiante se sienta más motivado a pesar de su condición”.

 

Otra de las poblaciones que atiende este TCU son las personas adultas mayores pertenecientes a centros diurnos y hogares de ancianos, con las cuales se realizan actos cívicos y talleres con el objetivo de estimular la memoria, la motora gruesa y fina, y las capacidades mentales. Este proyecto se vincula con el Programa Integral de la Persona Adulta Mayor de la Sede de Occidente, donde se colabora impartiendo cursos libres sobre actividades cotidianas de la vida con el objetivo de promover el aprendizaje permanente y crear motivación en esta población.

“Atención a la diversidad en el marco de una educación inclusiva” ha invitado a jóvenes graduados de colegios pre-vocacionales a ser parte de la comunidad universitaria UCR, a través de cuatro cursos libres. Esto con el fin de explorar diferentes habilidades y formarlos en diferentes áreas que permitan, eventualmente, la oportunidad de insertarse en el ámbito laboral.

En este TCU participan estudiantes de las carreras de Educación Primaria, Educación Secundaria, Trabajo Social y Psicología, entre otras.

 

Manfred Poveda Rojas.