Sede celebró el décimo aniversario de la Casa Infantil

Grettel Rojas Vásquez

Recientemente se celebró los diez años de la Casa Infantil de la Sede de Occidente (CIUSO), un servicio que apoya la permanencia y graduación de estudiantes madres y padres de familia.

Según la M.Ed. Susan Trana Trigueros, directora de la Casa Infantil,  este servicio nace gracias a la lucha que dieron padres y madres estudiantes en conjunto con la Asociación de Estudiantes de la Sede de Occidente (AESO) por replicar un servicio con que contaba la Sede Rodrigo Facio.

Destacó que la CIUSO “es una red de apoyo y cuido para ambas partes (madres/padres y niños/as) y fortalece el trabajo que realiza la  Coordinación de Vida por ofrecer un proceso educativo adecuado e integral”.

Según Traña cada semestre se atienden entre 20 y 25 niños y niñas, con quienes se trabaja desde la educación no formal, el desarrollo integral, cuidado y protección de la niñez. También los padres reciben acompañamiento por medio de charlas, talleres y atención psicológica para que logren asumir una maternidad y paternidad responsable.

El Dr. Gustavo Garita Sánchez, director de la Oficina de Orientación de la Sede Rodrigo Facio, destacó que “la CIUSO representa para madres y padres la igualdad de oportunidades para sus estudios superiores, y un lugar en el que con confianza y tranquilidad sus hijos e hijas son atendidos mientras desarrollan sus actividades académicas académicas”.

Señaló que el impacto que ha tenido la Casa Infantil  en muchas familias demuestra que los estudios y análisis que se hicieron para sustentar su nacimiento fueron y son una base sólida “que nos permite sentirnos orgullosos como Sede y como Universidad de lo que se realiza a favor de la educación y el desarrollo social en nuestro país”.

La Licda. Roxana Salazar Bonilla, directora del la Sede, manifestó su satisfacción por el trabajo y el crecimiento que ha experimentado este servicio a lo largo de su existencia.

“Hoy este servicio se ha fortalecido y ha dado muestras de que es necesario y fundamental para los padres y madres estudiantes que así lo requieren. Podemos decir que es un proyecto maravilloso, una necesidad que se pudo compensar  y hoy vemos como fruto a muchos estudiantes madres y padres que ya son profesionales” aseguró.

Apoyo estudiantil

Cindy Arroyo Valerio, profesora de Castellano y Literatura y Yulandi Cerdas Carranza, trabajadora social, fueron de las primeras personas en hacer uso de este servicio y gracias a ello lograron permanecer en la universidad y concluir sus estudios.

Arroyo expresó que no es fácil ser madre y estudiante UCR, que implica un esfuerzo extra, pero que con el apoyo necesario es posible.

Aseguró que gracias a ello logró el objetivo de ser una profesional y a la vez, de que su hija estuviera recibiendo cariño y buena educación.

“Hoy le doy las gracias a la universidad, gracias por creer en mí, por cuidar a mi hija, por darme una mano amiga, un hombro para llorar, gracias por los consejos, por los lazos de amistad, por continuar ayudando a jóvenes como yo a conseguir ese sueño. Esa es la esencia de la UCR, eso es humanidad” aseguró. 

Por su parte Yulandi Cerdas destacó que “la Casa infantil fue la base para iniciar un  proyecto de vida que había postergado por diferentes razones. Empezar mi carrera teniendo como apoyo este recurso fue lo que necesitaba en ese momento, ya que yo tenía una meta en mente pero no la habría podido cumplir sin este servicio”.

Destacó que la CIUSO le permitió cursar una carrera con su hija al lado, “con un sistema que le permitía llevar ambas responsabilidades respetando los tiempos que ella y yo necesitábamos para este cambio. Fue la mejor decisión que pude haber tomado en ese entonces” concluyó.

Mencionó que ella y los estudiantes de la Sede son afortunados al poder contar con este servicio que solo se ofrece en la Sede Rodrigo Facio y en Occidente.

Aciertos y retos

Durante la celebración del décimo aniversario se llevó a cabo el panel “Aciertos y desafíos  de la Casa Infantil Universitaria”, en el cual participó Adrián Calvo, profesor de la carrera de Trabajo Social.

Calvo señaló que la CIUSO  es un recurso fundamental para  poder permanecer y graduarse en una universidad, por lo tanto el primer acierto fue su creación.

Se refirió a cuatro investigaciones realizadas por estudiantes de Trabajo Social como parte de trabajos finales de graduación, las cuales coinciden en que la Casa Infantil constituye una red de apoyo indispensable para la permanencia de los estudiantes en la Sede.

“En ese sentido desde la investigación social se demuestra la relevancia y la pertinencia que tiene este servicio en la Sede. Desde la CIUSO, además,  se ha logrado visibilizar en la comunidad universitaria el derecho que tienen los y las estudiantes padres y madres de permanecer en un sistema educativo, esto mediante diferentes actividades programadas”.

El apoyo que reciben los beneficiarios en cuanto al tema de cuido y de la maternidad y paternidad responsable es uno de los grandes aciertos ya que beneficia tanto al estudiante como a sus hijos.

Señaló que dentro de los desafíos está el lograr un equipo interdisciplinario de planta, sistematizar la experiencias, recuperar la organización del grupo de estudiantes madres, acercar más a los padres a los diferentes espacios de educación que ofrece el CIUSO y como un desafío institucional, mencionó que la Universidad debe valorar posibilidad de llevar este servicio a más las sedes y recintos.