Rodolfo Ortiz Vargas y su aporte a la Universidad de Costa Rica

Grettel Rojas Vásquez

El pasado 13 de enero falleció el M.Sc. Rodolfo Ortiz Vargas, profesor Emérito de la Universidad de Costa Rica, quien laboró en la Sede de Occidente  por aproximadamente 25 años.

Su aporte en la docencia, la investigación y la administración fue significativo  ya que gracias a su empeño y compromiso se logró poner en marcha la Reserva Biológica Alberto Manuel Brenes (ReBAMB), que es el laboratorio natural más grande con que cuenta la UCR y que ha generado gran cantidad de investigaciones nacionales e internacionales.

Compartimos esta nota, escrita en el 2005 con motivo del 30 aniversario de la ReBAMB, como un homenaje y agradecimiento que rinde la Sede de Occidente a don Rodolfo.

25 años en los bosque ramonenses

Rodolfo Ortiz Vargas dejó gran parte de su vida en los bosques ramonenses, durante 25 años se entregó a la labor administrativa, docente e investigativa de la ReBAMB de la Sede de Occidente.

En 1970 llegó a San Ramón a concluir sus estudios en Bilogía y a iniciar la  investigación para su tesis de licenciatura, la cual llevó a cabo en una finca ubicada en el sector noroccidental de San Ramón, sin saber que ese proyecto marcaría su vida profesional y personal.

Su formación como Biólogo con especialidad en Botánica y su identificación con la investigación en los bosques ramonenses, lo llevaron en 1975 a ocupar el cargo de Director de la ReBAMB .

En un principio, comentó don Rodolfo, viajó a Venezuela a cursar una maestría en Ecología Tropical como complemento profesional para asumir la dirección de la Reserva. Fue así como se egresó en dicho país y volvió a Costa Rica a realizar su tesis de maestría.

En su cargo de director tuvo que realizar todo tipo de trabajos para acondicionar el sitio, principalmente durante los primeros años  en que solo se contaba con una gran área boscosa. “En un principio fue muy duro porque era una responsabilidad, a uno lo que le dieron fue una montaña sin nada, el trabajo se empezó con la ilusión de hacer algo” aseguró.

Las labores iniciaron en un ranchito propiedad del señor Álvaro Acosta, vecino de San Ramón, al cual se llegaba después de una caminata de aproximadamente 7 horas desde el sector de los Lagos del distrito de Bajo Rodríguez, ubicado a 30 kms del centro del cantón ramonense. Este recorrido incluía cruzar el río San Lorenzo muchas veces, lo que complicaba el camino.

Poco a poco, con el esfuerzo de muchas personas, se  fueron alcanzando metas, se construyó la estación Biológica en un lugar de fácil  acceso, para o cual el señor Bolivar Ruíz donó el terreno que hoy sirve de camino o servidumbre. Por medio de una donación de la Fundación Volkswagen de Alemania se consiguió dotar a la Reserva de un laboratorio y de electricidad. Se realizaron convenios con universidades y colegios nacionales e internacionales para investigación y docencia.

Todos estos logros, comentó don Rodolfo, se dieron porque había gente con mucho entusiasmo que lo acompañó en su labor, entre los que destaca don Victor Mora, quien fue biólogo residente en la Reserva y que según don Rodolfo fue un baluarte para el desarrollo de la ReBAMB.

Para este biólogo amante de la botánica, la Reserva fue sumáxima satisfacción como profesional y como persona “aunque hubo mano de muchas personas que me ayudaron, también sé que mi persistencia y mi tenacidad en no darme por  vencido fue lo que permitió que hoy en dia la UCR cuente con ese laboratorio natural”.

En 1999 don Rodolfo decidió pensionarse y dejar lo que fue su hogar durante mucho tiempo, “tomé esta decisión para darle campo a la gente joven, creo que la Reserva necesitaba un aire nuevo” señaló.

En el año 2000 con motivo de su salida recibió la invitación de la Universidad de Bielefeld, Alemania (institución que realizó importantes investigaciones en la ReBAMB) en donde le hicieron un homenaje de despedida. Lo más significativo de ello, explicó don Rodolfo, es que en esta universidad cuentan  con un corredor de aproximadamente 10 metros de longitud donde se expone fotográficamente la historia de la Reserva Bilógica Alberto Manuel Brenes.