Francisco Rodríguez vuelve a la dirección de la Sede de Occidente

Grettel Rojas Vásquez

Con la convicción de que el proyecto de regionalización universitario requiere ser reforzado y reorientado, dado el desarrollo mismo de las sedes y recintos, el Dr. Francisco Rodríguez Cascante asume nuevamente el puesto de Director de la Sede de Occidente e inicia un nuevo período con el propósito  robustecer este proyecto que está vigente desde 1968.

Rodríguez asegura que la experiencia lo ha llevado a “tener mucha claridad en ver con precisión los niveles de articulación que necesita desarrollar la Sede para tener un proyecto de aquí a 50 años muy diferente al proyecto que se pensó hace ya 15 años”.

Destaca tres niveles de acción que se deben fortalecer, desarrollar e implementar. El primero de ellos lo identifica a lo interno de la Sede, el segundo nivel lo visualiza como la relación con las otras sedes y recintos universitarios así como con las otras universidades públicas y un tercer nivel que se refiere a la  Sede de Occidente en relación con las universidades del exterior.

Rodríguez manifiesta que el tema presupuestario es una de sus preocupaciones, ya que según su opinión “es fundamental atender tanto lo relacionado al presupuesto ordinario que ya nos limita y mucho, como al designado a jornadas docentes ya que hemos experimentado grandes dificultades, es algo en lo que tenemos que trabajar mucho y ser muy precisos en identificación de necesidades para poder manifestarlas y poder resolverlas”.

La articulación como base del trabajo

En este nuevo período Rodríguez  pretende desarrollar un trabajo muy articulado con las diferentes coordinaciones y con el recinto de Grecia. Asegura que quiere una Sede unida, integrada por dos recintos en los cuales debe haber justicia en la distribución de presupuesto y en el desarrollo de la oferta académica y que sea una Sede de tránsito entre estudiantes “en donde podamos tener un trasporte que sea universitario y que se  puedan desplazar los estudiantes entre un recinto y otro”.

Destacó que en acción social se debe enfocar en  proyectos que realmente tengan impacto y sean valorados por las comunidades, “en esto se ha trabajado mucho y hay muchos proyectos de esta naturaleza” aseguró.

En investigación Rodríguez considera que se deben dar pasos hacia un modelo de internacionalización de la investigación, “hay que trabajar para la conformación de equipos internacionales, de redes y la Sede de Occidente tiene un gran potencial y quiero que avancemos sobre esto”.

Agregó que se debe resolver la desarticulación que ha existido entre la Coordinación de Investigación y el Centro de Investigaciones sobre Diversidad Cultural y Estudios Regionales, ya que se debe ver la  investigación en la Sede como una suma de esfuerzos en los que están contemplados estas dos instancias.

En Docencia el nuevo director mantiene que se debe planificar una nueva oferta académica para las futuras generaciones, para lo cual se debe hacer un trabajo muy coordinado con la Vicerrectoría de Docencia  y con  la Rectoría,  lo que permitiría generar este tipo de iniciativas.

En Vida Estudiantil considera que se debe hacer un esfuerzo para mejorar las condiciones de los estudiantes y se debe trabajar muy de cerca con las representaciones estudiantes para que puedan tener mayores niveles de participación.

En cuanto a administración Rodríguez está reconsiderando un proyecto de mantenimiento y de mejora de la infraestructura, que se presentó en el 2008 y que contemplaba todos los edificios de la Sede, tanto del campus Carlos Monge Alfaro como los que están fuera.

“Parte de ese proyecto fue lo que se estableció en mi primer período como director, que fue la recuperación de los edificios de la Dirección, Vida Estudiantil y de los laboratorios Ciencias Naturales”.

Señaló que se necesita concluir con ese proyecto y también satisfacer las necesidad manifestada por estudiantes y docentes en cuanto a aulas.

“Estoy convencido que es un proyecto importante, necesario, que debe ir por etapas y que las autoridades de la administración de la UCR son conscientes de que hay un rezago importante y de que podemos trabajar juntos para atender estas necesidades”.

Rodríguez menciona que  cuando termine su período quiere dejar una Sede con un nuevo pabellón de aulas; con un mejor presupuesto y un presupuesto docente estable; con mayor independencia administrativa para gestionar pequeños proyectos de inversión; una Sede más articulada en la docencia, en el ámbito de la vinculación con la comunidad y en el ámbito de la investigación. “Es importantísimo para la defensa de la regionalización universitaria y una regionalización digna de una institución como lo es la UCR” concluyó.