Coloquio abrió un espacio para la investigación psicológica y educativa

Grettel Rojas Vásquez

Con la presentación de siete ponencias y la exhibición de carteles científicos por parte de estudiantes se llevó la cuarta edición del Coloquio de Investigación Psicológica y Educativa, actividad organizada por el Programa de Investigación Perspectivas y retos de la educación en la región de Occidente.

Según la profesora Alejandra Rodríguez, encargada de este programa de investigación, son muchos los aportes y colaboraciones que se han dado entre las carreras del Departamento de Educación y la carrera de Psicología de la Sede de Occidente. Esto se ha plasmado en propuestas en el área docente, de acción social y en investigación.

Destacó que es  “mucho lo que hemos aprendido una área de la otra, y no es para menos, pues nuestro interés como psicólogos y educadores es trabajar en beneficio de la población en general, en sus diferentes períodos del desarrollo humano”.

Mencionó que esta actividad, que se realiza desde el 2014, ha permitido compartir experiencias, integrar trabajos de estudiantes de ambas áreas y contar con participación de estudiantes y docentes de la Sede Rodrigo Facio, la Universidad Nacional y en esta oportunidad de estudiantes de Psicología de la Sede de Guanacaste.

Destacó que para los investigadores que son parte del programa, el coloquio es “de suma importancia porque permite generar diálogo, reflexión y masa crítica en el desarrollo de propuestas investigativas así como las  implicaciones prácticas contextualizadas en nuestra región para beneficio de la población”.

Esta actividad que se realiza todos los años,  ha permitido dar a conocer   trabajos de análisis curricular, luchas y psicoeducación comunitaria, desarrollo humano, educación inclusiva, ética, aprendizaje de lenguas extranjeras, educación y tecnología, psicología educativa, entre muchos otro; lo que permite reflexionar sobre la importancia del trabajo interdisciplinario.

Según Rodríguez el coloquio  ha dejado muchas enseñanzas al programa, como la importancia de mantener espacios de retroalimentación constante entre las dos áreas de conocimiento implicadas, diversificar las metodologías de investigación cualitativa así como las aproximaciones mixtas en la investigación, desarrollar propuestas de aplicación a partir de los resultados de las investigaciones, enfatizar en áreas de aplicación no tradicionales  tales como la educación no formal y reivindicar el rol protagónico que tienen estas dos áreas de conocimiento en el desarrollo de abordajes sensibles a las necesidades sociales de las personas de todas las edades y diferentes contextos de desarrollo.